Conversando de aquí y de allá, hoy con María Bonita, la bonita de la Habana...¿Habrá algún viejito que la recuerde, veremos?

Por Maura Barrabí

(Cualquier parecido a la realidad de otra persona, es pura coincidencia. María Existe)

-Maura yo era puta desde el año de andilanga. Digamos el 1959. Cuando llegó el Fidel, me acusaron de Puta De Caballo Blanco y por poco me echan un cojón de años, solo por quitarme un apartamento que tenía en Santa María.
- Sí, se lo que era "Puta de Caballo Blanco", eran las mujeres amantes de los hombres adinerados.  Una tía mía estuvo casada con Manolito Camara, un poeta, él se fue y le dejo una casa muy grande en el reparto de Collins, y para quitársela la amenazaron con ponerle esos cargos si no se iba a un apartamento que le dieron por el Cerro, algo así como % Coco y San Pedro. Pero al punto, ¿cómo terminaste casada con tu ex (ya sé que no diremos el nombre porque está aquí en USA y no quieres rose con él porque tu estas segura de que aún trabaja para los segurosos cubanos), siendo tan comunista?
- Para largarme al carajo, y me disculpas Maura, pero yo cuando hablo de ese elemento sino lo ofendo escupo el hígado.
- Tranquila, sigue.
- Pues nada, para irme, yo era bonita, pero mi familia entera comunista, yo la oveja negra porque andaba casando tipos con fortuna. En fin, cuando dije que me casaba con el X, que por cierto era intimo de mi padre, un huele culo de Raúl, por cierto, no soporté nunca a mi padre...
- ¿Por qué María, por comunista, mal padre?
- Un hijo de puta mayor. Se caso con mi madre para el tape. Era maricón, no es delito ser homosexual ehh, el delito es esconderte, le hiso dos hijos, a mi hermano el mayor que hoy vive en Italia, y a mi. En fin, en cuanto me vi montada con el zarrapastroso en el primer avión , me dije está es la mía.
- Y, ¿ a dónde iban?
- A Canadá. El X salió a lo suyo, y yo baje las escaleras del hotel, ni siquiera tome el elevador, y corrí tan lejos como pude. Me desaparecí..

- ¿Qué hiciste?
- Me metí en una iglesia, claro, de las de antes, donde el cura primero muerto que repetir la confección o entregarme. Allí estuve un mes, uno de ellos era español y me traducía, yo ayudaba en todo lo que podía para no ser un estorbo. Y cuando el X ya ni estaba por los alrededores, me fui a pedir axilo, y me lo dieron. Pero no creas, ese X, hijo de puta me las pago bien pagas, esta vivo, pero todo ñangueado, encima de una cama, tiene de todo el muy degenerado. Después que interrogó a patadas por el culo a medio pueblo, se fue de Cuba; esa nunca me la creí por la forma en que vivía y vive aquí, mucha plata para ser un come gofio.
- ¿Tuviste hijos con él?
- Dios me libre, ¡la madre!, si acostarme con él era un trago amargo. Yo era putañera, pero escogía mi caballo, no me gusto nunca comer mal.
- ¿Por qué nunca te fuiste de Canadá?
- Aquí me dieron ayuda de todo tipo. Me case con un Ruso...
- Ja,ja,ja,ja,...No me mires así. En Cuba eran la peste.
- ja,ja, sí Maura, yo sé. Aquí los hay de esos como decimos los cubanos "el hombre nuevo". No los soporto. Mi esposo era Ruso, ya murió, pero estaba aquí desde el 58, un año antes de que triunfara la sucia revolución. Era arquitecto, lo mandaron acá y se quedo tambien. Era cómico, yo aún no hablaba mucho ingles, pero él aprendió muy rápido lo que necesitaba en español. Tuvimos dos hijos, envejecimos, fue muy bueno, aún lo extraño. Aunque... Bueno, pronto estaré con él, ya tengo 78 años, ja,ja,ja,
- Es lindo llegar a esa edad tan clarita, y aún bonita.
- Gracias, uyy, ahora sí me has renovado como 100 células, ja,ja,ja,...
- ¿María, que edad tiene el X ahora?
- Tiene 76, yo le llevo dos años. Sabes, es curioso, a él, el padre que era un perro le lavo el coco, pero en verdad, él quería ser pianista, de hecho tocaba muy bien el piano, pero, su padre le dijo que eso eran cosas de maricones y se lo prohibió.
- ¡Que horror!
- Mi punto Maura es que, aquí en Canadá, en USA, en República Dominicana, Italia etc, viven muchos agentes retirados, esa es la recompensa hasta por haber fusilado. Los gobiernos lo saben, ellos los visan, y no hacen nada, mientras, el exilio nuestro y otros se desgastan pidiendo libertad. Yo ya me resigné, no veré nunca más a Cuba.
- Quién sabe María. No todo está dicho.
- No creo que la dinastía se muera primero que yo. Yo ya estoy prestada, ellos tienen hijos, nietos, se pasaran la corona, en fin.
- ¿Qué es esto?
- Un libro que escribí de poemas sobre Cuba. la nostalgia me daba por eso. Imprimí unos cuantos con mi dinero. Quizás no te guste, quizás sí. De todos modos conservarlo. Cuando muera das mi nombre completo y el del x, quizas tenga algún valor, quien sabe. Sí fuera así, me llevas flores a la tumba. Mis hijos tienen copias.
- Lo haré, lo juro. Pero aún te queda mucho. Regresas en Navidad a Miami, se que te veré, y será la tercera, entonces cumplirás tu promesa de contarme todo lo del x, ¿lo harás?
- Sí, lo haré, de todas formas ya el relajo es tan grande que no asombran ni nombres, ni casos, la gente esta ciega, y lo pondremos hoy y mañana nadie lo recordara.
- Te dije que me gustaría unir tu historia y la de mi tía en una novela. No soy escritora, pero lo haría por mi, por hacer algo que me gusta, escribir. No tendría un valor literario, pero puede que siendo historias reales quede como legado.
- No te menosprecies Maura, eres valiente. También me has contado cosas por teléfono en las tantas horas que hemos hablado, has hecho muchas cosas, hasta manejar camiones de esos grandes, yo no me atrevería, blogueas sin miedo a nadie, la vida es incierta, quizas hagas un libro cualquiera y triunfes, llegaste al teatro, no todos llegan, ¿no?
- Sí, pero soy muy realista, ja,ja,ja, zapatero a su zapato, lo mio es cosa de pasa tiempo, sé mis limitaciones.
- Un beso querida
- Un beso María Bonita.