El "boom" de la construcción, ¿pone en riesgo a Miami?


02 de junio de 2017 - 20:06  - Por JESÚS HERNÁNDEZ
Miami es un verdadero enjambre de edificaciones que tiene a urbanizadores, planificadores y a todos los proveedores de servicios públicos trabajando prácticamente 24 horas al día/Diario Las Americas

MIAMI.- Un informe de American Institute of Architects el centro urbano de Miami ostenta la tercera mayor concentración de rascacielos en Estados Unidos, sólo después de Nueva York y Chicago, a lo que sumamos el auge de las nuevas edificaciones financiadas por capital privado y el subsiguiente inconveniente de la sobrepoblación.
“Superaremos a Chicago”, predijo a DIARIO LAS AMÉRICAS el alcalde Tomás Regalado, quien aseguró que, además de representar una fuente de ingresos para las arcas de la municipalidad, en concepto de impuestos a la propiedad, “todas estas construcciones han sido coordinadas y sujetas a una tarifa de impacto que provee fondos para garantizar los servicios de policías, bomberos y alcantarillado”, entre otras prestaciones.
Basta mirar hacia el horizonte del downtown de Miami o recorrer sus calles, que hoy se extiende básicamente desde la zona de Brickell hasta Midtown, a lo largo de más de 40 manzanas, para notar la presencia de más de 30 altas grúas de construcción y las consiguientes dificultades de movilidad del tráfico que las obras causan a diario. Es un verdadero enjambre de edificaciones que tiene a urbanizadores, planificadores y a todos los proveedores de servicios públicos trabajando prácticamente 24 horas al día.
A esto sumamos los nuevos proyectos, aprobados o planeados, que suman más de 30 y podrían comenzar a ser materializados en los próximos cinco años.
El alcalde Regalado confirmó que Miami ha incorporado 180 nuevos oficiales a su cuerpo policiaco para alcanzar la cifra de 1.500 policías en funciones, “el más alto número registrado en la historia de la ciudad”.
Sobre el necesario incremento del transporte público, Regalado señaló que “aun cuando eso es asunto del Condado Miami-Dade [con su anunciado Transportation Planning Organzation (TPO)], Miami ha expandido la red gratuita de trolleys a 10 rutas, con 48 buses de este tipo, que conectan varias barriadas de la ciudad con downtown, y sirven además para trasladarse dentro del centro”.
El alcalde resaltó que el año pasado la red de trolleys en Miami sirvió a un estimado de 5,3 millones de pasajeros, “lo que representa un magnífico éxito”, que es subvencionado en parte por el medio centavo de impuesto adicional a las ventas, que fue aprobado en un referendo en 2002 por los votantes de Miami-Dade, para mejorar el transporte público, y es recaudado desde el 1 de enero de 2003.
Además de la preocupación por el transporte público, resalta la imperiosa necesidad de garantizar la suficiente cantidad de aulas, escuelas y profesores que atenderán la educación de los hijos de los residentes que ocuparán las grandes nuevas edificaciones.
Según un informe preliminar del Distrito Escolar, la junta directiva de la autoridad condal de escuelas públicas cuenta con varios planes de expansión, entre los que sobresale un millonario proyecto que establecería un complejo educacional para cerca de 2.000 estudiantes, en la zona aledaña a Miami Avenue y la calle 19, cerca de donde se construye el megaproyecto Miami Worldcenter.
Perspectivas
Entre las grandes construcciones sobresale el complejo Brickell City Centre con sus tres altas torres y tres plantas dedicadas a restaurantes y comercios, cuyas obras fueron iniciadas hace cuatro años y ha supuesto una verdadera conmoción en la zona con calles cerradas y congestión de tráfico.
A Brickell City Centre, que fue inaugurado en parte el pasado mes de noviembre, le han seguido grandes proyectos como 1010 Brickell, con 50 plantas, Panorama, que anuncia 82 niveles, Echo Brickell, que suma 60, SLS Lux, de 57, y Flatiron, que pronostica tener 64 pisos.
De hecho, la autoridad municipal que supervisa el desarrollo sociocultural del downtown de Miami, DDA por sus siglas en inglés, cuenta con un mapa interactivo en internet, bajo la dirección Miamidda.com, que refleja todas las edificaciones ejecutadas, otras en construcción, planeadas o propuestas; anuncia el cómputo de 23.500 condominios, 5.300 apartamentos y más de 6.000 habitaciones hoteleras, así como 3,5 millones de pies cuadrados para oficinas y 4 millones de pies cuadrados para locales comerciales.
De esos grandes proyectos destaca el 1000 Museum, con sus 64 pisos, en la esquina de Biscayne Boulevard y la calle 10 del NE, el único diseño que la célebre arquitecta angloiraquí Zaha Hadid ideó para ser construido en los Estados Unidos.
A unos pasos de allí encontramos los nuevos museos de artes y ciencias, además de la construcción del complejo Miami Worldcenter, de 27 acres, que será el segundo más grande en construcción después del Hudson Yards, en Nueva York.
“Los bienes raíces de Miami son uno de los más valiosos en el mundo. Sin embargo, es menos costoso, por pie cuadrado, que Londres, París, Nueva York y otras ciudades", argumentó Nitin Motwani, uno de los constructores del proyecto.
De cualquier manera, todos mantienen los dedos cruzados, por aquello de atraer la buena suerte, porque persiste el fantasma de la burbuja inmobiliaria que llevó a la quiebra a bancos y urbanistas en la década pasada.
“Estas edificaciones no están pensadas precisamente para la población promedio de Miami, sino para quienes provienen mayormente de otros orígenes en busco del buen clima y modernidad de la ciudad”, argumentó la agente de ventas Sandra Martínez, quien comentó que más de la mitad de los grandes apartamentos construidos hasta hoy permanecen vacantes.
“Aquí hay poca gente que puede pagar un millón de dólares por un condominio”, subrayó. Y es que Miami y todo el territorio que comprende a Miami-Dade figura entre las regiones del país con menos ingresos per cápita: unos 45.000 dólares al año.
Grandes diseños
Además de contar con altas edificaciones, Miami podría convertirse en un referente arquitectónico mundial, si todos los modernos diseños aprobados son ejecutados.
“La perspectiva de la construcción en nuestra ciudad ha cambiado significativamente. Antes preferíamos construir casas, mansiones y edificios con aditivos tropicales, pero hoy pensamos en la altura y diseñamos unas líneas más atrevidas, sin olvidar el inevitable requerimiento de la economía”, manifestó el arquitecto Marcos Quesada, propietario de la firma Improntum.
Durante la pasada fiebre inmobiliaria, que junto al mal manejo de los préstamos hipotecarios conllevó a la debacle del sector de bienes raíces, la mayoría de los diseños fueron concretados bajo los estatutos de un refinado modelo económico.
“El diseño era muchas veces ideado entre el urbanizador y el equipo de zonificación municipal, quienes trataban de maximizar los beneficios de la proporción entre pies cuadrado de construcción y la altura del inmueble”, explicó Quesada.
Entonces los arquitectos tenían que cumplir con ciertas reglas, como limitar la innovación arquitectónica, acotar el tiempo de trabajo y aceptar el monto de remuneración que le ofrecían.
Aquella fórmula parece haber quedado atrás y muy pocos saben por qué, aunque algunos no escatiman en decir que la mejoría de la economía y el flujo de dinero del exterior alimenta la nueva oleada de construcciones.
“Sabemos que Miami va rumbo a ser una ciudad cosmopolita y el aumento de compradores más exigentes es una realidad”, subrayó el arquitecto.
Quienes dicen conocer las inquietudes de los compradores aseguran que “hay una gran clientela que presta tanta atención a la fachada como a lo que la edificación ofrece en sus entrañas”.
Prueba de ello es el auge de los diseños vanguardistas, que no sólo florecen en Dubai, Shanghái o Singapur, sino también en suelo estadounidense, aquí en Miami.
“Hoy los urbanizadores tienen en cuenta la tendencia moderna internacional y no quieren quedarse atrás. No es que quieran repetir la experiencia de Nueva York, o incluso Dubai, que parece un parque de diversiones, sino, que miran al futuro y quieren establecer una nueva referencia”, señaló.