Frustraciones, desgracias y videos


SE ACABO EL QUERER. TIRO A RODILES CONTRA LA MAYA. ¡FUEGO QUE SE QUEMA! (MB)
-------------------------
Rodiles reclama tener vergüenza. Sólo que no tiene mucha eso de titularse actor político sin tener partidarios ni siquiera en el barrio y andar por ahí pidiendo a Washington, como si se gozara de estado de beligerancia, que arrecie el bloqueo
POR: Arnaldo M. Fernández, Broward | 30/08/2017 5:04 pm/Cuba Encuentro


El disidente cubano Antonio Rodiles acaba de consumir el lunes 28 de agosto su turno de réplica en El Nuevo Herald, que no suele concederse ni siquiera contra artículos tan disparatados como “La victoria de Fariñas” (16 de septiembre de 2016). Rodiles vino a rebatir a Jorge Dávila Miguel, quien había largado allí “El misterioso video cubano de Rodiles y Díaz Canel” (24 de agosto de 2017), repicado en este sitio.
Al sostener que no sería breaking news por datar de febrero, pero sí por haberlo difundido Estado de SATS a través de YouTube en agosto, Rodiles subrayó que este video aclara “muchísimas interrogantes sobre la naturaleza del régimen castrista y sus perspectivas y visiones de futuro”. Así consumó la transición pacífica de breaking fake news.
  1. Todas las interrogantes sobre naturaleza, perspectivas y visiones del castrismo quedaron ya bien aclaradas desde que Fidel Castro y su grupo político desovaron el Estado de corte totalitario con dictadura de partido único, ideología oficial (cualquiera que dicte ese partido), represión política, dirección centralizada de la economía y triple monopolio sobre las armas, los medios fundamentales de producción y los medios de comunicación masiva. Quien no haya estado claro hasta ahora perdió la conexión cubana.
  2. “Es la primera vez que en casi 60 años de castrismo se puede ver a un alto funcionario hablando sin tapujos o rodeos sobre la visión y actuar de él y del régimen en que milita”, afirma Rodiles, como si la memoria histórica de imagen y texto no mostrara a Fidel Castro y demás figuras de su grupo político exponiendo al descaro sus acciones y visiones y aun las entrañas del régimen. Lo que dijo Díaz-Canel en este video —y en otro sobre “qué hará el gobierno con la oposición en próximas elecciones” [1]— obedece a pautas que Fidel Castro trazó hace rato. Para un buen resumen de ellas consúltese Biografía a dos voces, Debate, 2006, 369-422 passim.
  3. “Este video desnuda no solo a la figura de Díaz-Canel, que finalmente es un peón más, sino a toda esa campaña de reformismo y supuesta apertura”, añade Rodiles, pero Díaz-Canel siempre anduvo encuero como fiel peón del castrismo y este último nunca tapó que toda reforma y apertura jamás afectaría la esencia del régimen. Quienes se desnudaron ahora fueron los mismos cubanólogos que, tras la sirimba intestinal de Fidel, se arroparon con el raulismo para rasgarse después las vestiduras porque Raúl no resultó ser tan raulista como ellos querían.
  4. “Toda esa campaña (…) era un acto más de ilusionismo para ir afincando la transferencia de poder dentro de la familia Castro”, puntualiza Rodiles, pero el ilusionismo radica más bien en reducir la dictadura de partido única a cosa de familia, como si algún hijo de Fidel o Raúl estuviera en el Buró Político. Esa falta de enfoque sistémico demuestra que Rodiles se opone a un régimen que aún no atina a comprender.
  5. “El castrismo, consciente de su fracaso y el hartazgo que provoca, sabe que focos supuestamente insignificantes pueden convertirse en el detonante de su colapso”, alega Rodiles, para repetir como comedia la trágica teoría guevarista del foco demoledor del viejo régimen. Por estar consciente de su fracaso, el castrismo está más empeñado que nunca en sobrevivir. Y el hartazgo de la gente opera más bien en contra de los foquitos de cambio de régimen, pues con la muerte de Fidel Castro la nación cubana quedó puesta y convidada para toda utopía. Nadie —ni Díaz-Canel u otro de su bandería, pero tampoco ningún opositor a la vista o fuera de ella— podrá volver a engatusar a eso que llaman pueblo, tal y como Rodiles no pudo hacerlo ni por asomo con aquel sinsentido de que “si todos marchamos, el miedo y la dictadura se acaban”.
  6. “Quienes desde las democracias justificaban la tolerancia hacia las violaciones del régimen, dentro y fuera de la Isla, quienes por supuestas razones de estabilidad y seguridad han hecho oídos sordos a nuestras denuncias, tendrán que aceptar que siempre serán catalogados como enemigos por la élite en el poder”. Tal es la lección que saca Rodiles del video, como si Estados Unidos y la Unión Europea hubieran tragado alguna vez la guayaba del socialismo con rostro humano. Ni Washington restableció relaciones diplomáticas con La Habana ni Bruselas abandonó la Posición Común por deslumbrarse con el castrismo ni por ganarse su aprecio, sino porque se convencieron de que no había alternativa política viable, tal y como había informado desde 2009 el jefe de la SINA. La oposición pacífica o cívica, disidencia o resistencia, data por lo menos desde que Ricardo Bofill empezó a colar, en 1976, denuncias hacia el exterior por la fisura —Reinaldo Bragado dixit— del régimen: los derechos humanos. Jamás ha logrado apoyo popular significativo y la política es asunto de masas y de inmediatez.
“Quienes deseamos un cambio real en Cuba, debemos tener al menos vergüenza”, concluye Rodiles. Sólo que no tiene mucha eso de titularse actor político sin tener partidarios ni siquiera en el barrio y andar por ahí pidiendo a Washington, como si se gozara de estado de beligerancia, que arrecie el bloqueo, para remachar con que la oposición tendría la misión sublime de “explicar al pueblo el objetivo político de medidas que podrían afectarlos directamente”, esto es: repetir como comedia la cantaleta trágica del castrismo: sacrificarse hoy por un porvenir luminoso.
Coda
Los videos de Díaz-Canel son irrelevantes para el anticastrismo. No explican nada nuevo, simplemente porque el castrismo está más que explicado. El problema siempre ha sido cómo salir de él. Sí son relevantes los videos que muestran a Rodiles abordando este problema, porque demuestran que así jamás podrá resolverlo.

Nota
[1] Este video se subió a YouTube por Estado de SATS y mereció nota informativa en El Nuevo Herald el martes 29 de agosto de 2017. La ignorancia sobre el tema se aprecia en este pasaje de la nota: “Si bien en Cuba no existe voto directo para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional ni al presidente del país, las próximas elecciones generales —que comenzarán en octubre y concluirán en febrero— han generado gran interés…”. Desde 1992, los diputados se eligen por voto directo en distritos electorales y esos diputados eligen seguidamente al Presidente (de los Consejos de Estado y de Ministros). Estas elecciones generales tienen lugar cada cinco años, en febrero, mientras que las elecciones convocadas para octubre son de otra índole (parciales o municipales) y se celebran cada dos y medio para elegir a los delegados a las asambleas municipales.