Candidatos republicanos le disparan a Hillary Clinton



El empresario Donald Trump y el senador Ted Cruz se enfrascaron en un duelo donde las chispas volaron por el escenario y no incendiaron el conclave porque los moderadores los frenaron/Diario De Las Américas

MIAMI.-RUI FERREIRA
Especial
@ruiefe
Luego de más de dos horas, los principales candidatos republicanos no hablaron del estado del país en el debate de este martes trasmitido por al canal Fox Business. El adversario fue la Administración del presidente Barack Obama y la candidata Hillary Clinton, soslayando todo tema nacional.
Los vencedores: el empresario Donald Trump y el senador Ted Cruz, enfrascados en un duelo donde las chispas volaron por el escenario y no incendiaron el cónclave porque los moderadores los frenaron.

Ha sido uno de los debates más intensos de esta campaña. "Fue duro pero aclaró muchas cosas", dijo uno de los contendientes, el neurocirujano Ben Carson, al término del duelo.
Una de las cosas que aclaró fue la postura sobre el tema migratorio. "Si soy Presidente, no entrará (a Estados Unidos) nadie que no tenga un pasado bien investigado y esclarecido", dijo el senador por Florida, Marco Rubio. Lo mismo expuso su colega Ted Cruz: "De ninguna forma".
Pero el momento estelar fue cuando Cruz y Trump discutieron sobre la nacionalidad del primero que, como se sabe, nació en Canadá, hijo de madre estadounidense y padre cubano. "En septiembre mi amigo Donald Trump dijo que sus abogados miran esto todos los días. No hay nada que ver con el tema del nacimiento. Sólo que desde septiembre la Constitución no ha cambiado pero las encuestas sí lo han hecho", espetó Cruz, recordando cómo el empresario inmobiliario ha bajado en los sondeos.
"Me he divertido mucho esta noche. Fue mi mejor discusión", dijo Trump tras el debate, quien no se consideró derrotado por el argumento de Cruz de que su familia no nació en Estados Unidos, padre y madre. "No entiendo cómo [Ted Cruz] puede ser siquiera senador habiendo sido un ciudadano canadiense hasta hace unos meses atrás", se preguntó el magnate.
Uno de los instantes más espectaculares acaeció cuando Trump rechazó la acusación de Cruz de que apenas se dedica a los negocios en Nueva York mientras obvia el resto del país. "Ustedes en Nueva York tienen una visión del mundo muy liberal" que "se enfoca sólo en torno al dinero. La vida no es así", dijo Cruz.
Trump no se quedó callado: "He visto algo que nada en el mundo hubiera podido manejar de la mejor manera. La gente de Nueva York luchó y luchó. Vimos muertes y sentimos olor a muerte por años", recordando los atentados del 11 de septiembre del 2001.
En una incidencia destacada, el senador Marco Rubio, hizo una defensa apasionada del uso y la portación de armas. "Creo que este presidente nos las quiere quitar. Así de simple", dijo, al reafirmar que la Segunda Enmienda de la Constitución es una ley y no una voluntad. Se llevó la mayor ovación de la noche de un público extremadamente favorable.
Ninguno de sus interlocutores le contestó. Incluso, el exgobernador de Florida, Jeb Bush que se presentó como un miembro destacado de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). Pero Bush fue particularmente un abanderado del objetivo principal del debate y sus participantes: la candidata demócrata Hillary Clinton. "Independientemente de quien gana, debemos unirnos para derrotar a Hillary Clinton". Pero no ofreció más argumentos.
El gran logro de este debate ha sido que Donald Trump y Ted Cruz se presentaron ante su electorado como los candidatos antisistema. Agudos hacia el ambiente político de Washington, lo demás, incluyendo Marco Rubio, jugaron a la defensiva con expresiones pueriles. "No sé qué estoy haciendo aquí cuando debemos cambiar la forma de hacer las cosas. Si soy electo presidente, vamos a cambiar toda esta forma de abordar los problemas", ha dicho Rubio, mencionando el combate contra el terrorismo.