Medio centenar de personas asisten a la misa en honor a Oswaldo Payá y Harold Cepero


El performance en todo su esplendor. MB 
--------------------------------
DDC
Medio centenar de personas asistieron este lunes a la misa en homenaje a los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, que se celebró en la Parroquia El Salvador del Mundo, en Santo Tomás y Peñón, municipio Cerro.
La misa, en la que estuvo presente la hija del opositor y fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Rosa María Payá, se desarrolló en un ambiente de absoluta normalidad y sin que se apreciara ningún dispositivo específico por parte de las fuerzas policiales, pudo comprobar DIARIO DE CUBA.

Varios miembros del MCL, así como activistas de la oposición y periodistas independientes acudieron a la misa, que se celebró el día en que Payá habría cumplido 64 años. En la celebración se recordaron algunas de las reflexiones del opositor, que murió junto a Harold Cepero en medio de circunstancias confusas en un accidente en 2012. 
Rosa María Payá fue la encargada de recuperar algunas citas de su padre en las que habla dell motor de su actividad opositora: "Toda acción que yo he realizado es consecuencia de la fe en Dios".
"La verdadera liberación –dijo Rosa María Payá citando a su padre– es tener siempre presente que esta humanidad no es huérfana, porque todos somos hermanos, todos somos hijos de Dios". 
"Y Dios te pone en un lugar y en un tiempo, con un prójimo que es quien te rodea. ¿Quién es mi prójimo? No es un ser abstracto, mi prójimo es el cubano de hoy, aquí y ahora", concluyó.
Rosa María Payá, que en este viaje estaba acompañada por la diputada mexicana Cecilia Romero, estuvo antes de la misa en el cementerio visitando la tumba de su padre. En Twitter, la activista dijo —antes de la ceremonia— que "el legado de su padre vive en los cubanos que amamos la libertad y la vida en la verdad".
Después de la misa, Payá dijo las gracias también a través de la red social y recordó que su padre murió "asesinado en Cuba el 22 de julio de 2012" y añadió que "cada vez que el régimen asesina a un cubano, comete un crimen contra todos los cubanos".
"El legado de mi padre es palabra viva, una ofrenda generosa al pueblo cubano para la transición democrática", agregó.