Tras la sacudida de Obama, el castrismo intenta volver a su 'zona de confort'

La prensa oficial intentaba contener este miércoles la sacudida a la "zona de confort" del castrismo que han representado la visita y el mensaje al pueblo de la Isla del presidente estadounidense, Barack Obama.
Los principales medios y los habituales guardianes de la línea oficial se esforzaban por contrarrestar las palabras de Obama, recuperando el discurso del miedo al cambio, el rencor a Estados Unidos y al exilio, y sobre la superioridad moral que se atribuye el régimen.

Era evidente la preocupación por el llamado de Obama a los jóvenes a construir el futuro de la Isla y la referencia a la iniciativa privada como instrumento emancipador. Entretanto, se evitaban las menciones a la defensa de las libertades de expresión, asociación y manifestación que hizo el mandatario en el Gran Teatro de La Habana.
A continuación, extractos de artículos y "opiniones del pueblo" publicados por medios oficiales:
Enrique Ubieta, periodista oficialista, en 'Cubadebate':
"Si bien es cierto que el Gobierno estadounidense y el cubano fueron adversarios y no sus pueblos, este último y su pueblo compartieron durante estas décadas de confrontación similares ideales y propósitos".
"Algunos de esos 'exiliados', cuyos sufrimientos dice comprender, han ejercido o ejercen el terrorismo, en Cuba y en los Estados Unidos".
"El bloqueo es criminal. ¿No debía acaso pedir perdón, en nombre del Estado que representa, a todos los cubanos?".
"Cree que puede ganarse la voluntad de los jóvenes: 'estoy apelando a los jóvenes de Cuba que tienen que construir algo nuevo, elevarse'"
"'¡El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano!', como si no lo estuviera desde 1959. (…) El modelo de sociedad al que aspiramos, no es la corrupta Miami, como propone Obama con insólita candidez".
Iroel Sánchez, bloguero, en 'La pupila insomne':
"Como era previsible, el comienzo estuvo dedicado a condenar los atentados terroristas que acaba de cometer el Estado Islámico en Bélgica (…) pero, como era esperable, ni ese terrible hecho motivó en el orador una referencia a los 3.478 cubanos que han muerto víctimas del terrorismo practicado, financiado y alentado desde Estados Unidos (…) Mucho menos habló de la total inacción del Gobierno que encabeza 'para llevar la justicia a los responsables' de esos crímenes".
Obama intentó "presentar la Revolución Cubana como algo del pasado".
"Algunos pares opuestos fueron insistentemente utilizados durante el discurso (jóvenes-historia, Estado-individuo, Gobierno-pueblo, pasado-futuro), en una estrategia divisiva dirigida al interior de la sociedad cubana". Mencionó a "'emprendedores' emigrados exitosos, cuyo ejemplo nuestro invitado cree debemos y podemos seguir a partir del 'cambio' que él ya no nos impone, sino que nos sugiere desde nuestros propios compatriotas que han aprovechado las 'oportunidades' que el capitalismo estadounidense ofrece (…) Por cierto, la palabra cambio estuvo 14 veces en el discurso".
"Lo que enseña la realidad es que por cada éxito quedan miles en el camino, y que cada triunfo económico en el mundo de hoy supone la mayoría de las veces el hundimiento de las esperanzas de muchos. Estimular la iniciativa privada en Cuba (…) no es precisamente un acto de honestidad".
"Habría que preguntarle a los norteamericanos cuántos días duraría su sistema multipartidista si, como los cubanos, tuvieran derecho a nominar y elegir entre sus iguales, sin intermediarios de ningún partido, quiénes los representan".
"Ningún país del entorno de Cuba está mejor socialmente que esta Isla, a pesar de no tener bloqueo económico (…) Cuando Estados Unidos habla de 'empoderar al pueblo cubano' a lo que se refiere realmente es a la construcción de una minoría que, como en esos lugares, le administre el país de acuerdo a sus intereses".
"Ya dicen que no impondrán el desacreditado 'cambio de régimen', aunque no han retirado un solo centavo de los multimillonarios fondos destinados a ello. Ahora quieren crear con sus nuevas políticas las condiciones para que lo hagamos nosotros mismos".
Daylén Vega Muguercia, periodista oficialista, en 'Cubadebate':
"Obama sonríe y dice que no quiere imponer cambios en Cuba, pero no cesa de querer vendernos su 'modelo', mientras destina 20 millones de dólares para la subversión y los programas de cambio de régimen. Aboga por el derecho de los cubanos a un sindicato, pero se olvida que alrededor del 80 porciento de los trabajadores de Estados Unidos no tiene derecho a sindicalizarse. Y si se manifestaran al respecto perderían incluso sus empleos".
"Obama, al igual que yo, creció bajo el bloqueo. Pero a mí no se me olvida la historia, no le doy la espalda. Solo quien no ha vivido en carne propia las consecuencias de esa política hostil, puede sonreír despreocupado".
Enrique Alemán, presidente de la Asociación Espiritista de Cuba, en 'Juventud Rebelde':
"Una de las tantas partes del discurso que no entendimos fue la convocatoria a la libre expresión religiosa en Cuba, en un país de libre culto, que vive además una democracia religiosa, donde las personas pueden elegir y cambiar sus formas de fe cuantas veces lo consideren".
"Es muy preocupante además, hablando en términos de la fe, el llamamiento a los jóvenes, el llamamiento que hace al pueblo de Cuba con esa marcada disociación entre Gobierno y pueblo".
Yusuam Palacios Ortega, Presidente del Movimiento Juvenil Martiano, en 'Juventud Rebelde':
"Ciertamente los jóvenes tenemos en nuestras manos (…) la decisión de seguir construyendo el socialismo cubano y defendiendo los valores de la Revolución".
"Como parte de la juventud cubana, estamos, en primer lugar estoy, muy orgulloso de que Raúl hubiera estado con nosotros, que la dirección de la Revolución haya estado con nosotros".
María Victoria Valdés Roda, periodista oficialista, en 'Bohemia':
"La sociedad cubana debe tomarse ese discurso bien en serio, no únicamente para ver las bondades de un acercamiento, sino además para interpretar que la esencia del Imperialismo sigue siendo el mismo, solo que ahora con un lenguaje diáfano, sutil".
"Si atarse al pasado es sumamente peligroso, también es un bálsamo recurrir a las raíces, apelar al tronco fundacional de una nación para admitir que Obama tiene razón que el destino de Cuba solo le corresponde a ella misma. En eso andamos".
Leyde Rodríguez Hernández, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, en la ACN:
El discurso "es una invitación a desmovilizarnos, a perder todo compromiso con lo que hemos construido como país en las últimas décadas".
"Obama habla de hacer cambios, anula de un plumazo que la Revolución fue el principal cambio en este país y que no solo trajo libertad, independencia, derechos, sino justicia social y dignidad".
Lectores de 'Granma':
Belkis García Ramírez: "A Obama le faltó, entre otros aspectos, pedir perdón por todos los crímenes cometidos hacia nuestro pueblo por ese país, así como por el constante apoyo financiero y aliento a grupos terroristas que intentan constantemente provocar el terror y la guerra sucia para alcanzar el propósito de siempre: apoderarse de Cuba"
Sonia: "Ellos no dan nada sino consiguen algunos propósitos que tienen dentro de su paquete, porque algún objetivo está persiguiendo y es tratar de adentrarse a la población de forma sutil para buscar una transformación social a su manera y a sus intereses (…) Todos sabemos cuál libertad y democracia andan buscando, el cubano no es tonto y los que están al frente de Cuba tampoco".