El activista Ramón Saúl Sánchez asegura que EEUU le niega la residencia y le exige abandonar el país


En primer lugar el Servicio de Migración de USA, hace mucho que se estructuró, cuando se aplica para la residencia no tarda mucho más de 6 meses, si acaso, ya que los centros de Migración trabajan por Zip Code, no como antes que era una oficina para todo Miami. No comprendo como se tardó tanto el servicio en contestarle, además, cuando va a ver una negación lo hacen en persona, te citan, y te envían un documento dándote el derecho de compadecer con un abogado. Ademas, Saul dijo a Vallejo en una entrevista que sus abogados le han comunicado que él sí califica para ser Residente Permanente, entonces, no entiendo. Migración respeta las leyes, la Constitución de este país, y participar en partidos políticos, hacer manifestaciones , etc, no te perjudica en nada ya que eso es hacer uso de la libertad de expresión. Ademas, Saul lleva 50 años en este país, está a cargo de una Organización y no es Residente aún, ¿Por qué? No encuentro razón en lo que él dice tras haber indagado dentro de las mismas leyes, todas a disposición del ciudadano en la pagina de Migración. Y si él tuviera un delito de felonía, y estuviera deportado, aún así, no lo mandan a Cuba, lo ponen bajo parol de Migración, como único te deportan al momento aquí para Cuba es que tu delito atente en contra del ciudadano, ejemplo, terrorismo, y que yo sepa, él no es un terrorista, como tampoco es un asesino, ni cosa que se parezca. Cuba, los castros, ni ninguna bobera de esas son tomadas en cuenta por Migración, aquí lo único que no admiten en una entrevista es que tu digas que eres comunista, creo que Saul, debe explicar mejor.  MB
--------------------------------

DDC
El Servicio de Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha notificado al presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, la negativa de su petición de residencia —tramitada en 2002— y a la vez le exige que abandone el país lo antes posible, según ha explicó el propio Sánchez a DIARIO DE CUBA este viernes.
"Lo tomo como que están tratando de impedir que salgan las flotillas que tenemos previstas y también limitar nuestra libertad de expresión", aseguró Sánchez, en referencia a diferentes acciones que su organización tiene planeadas para protestar durante el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba este fin de semana y también por la polémica de los cruceros de Carnival a la Isla.
Esta medida "se da porque el Gobierno de Estados Unidos tiene una nueva relación con el de Cuba y no quiere que la flotilla continúe", afirmó.
"El Gobierno estadounidense está tomando las medidas que puede para sofocar estas expresiones, aparentemente habla por los dos lados de la boca, porque (John) Kerry dijo ayer que los cubanos no tenían que ser discriminados (de los cruceros de Carnival)", enfatizó.
Sánchez comentó que "la flotilla es un modo de libre expresión y no hacemos daño a nadie; con eso el único que se siente de alguna manera ofendido es el Gobierno de Cuba, que no quiere que vayamos allá  para recordarle que no ha soltado a los presos políticos y que reprime a las mujeres".
El presidente del Movimiento Democracia llegó a Estados Unidos con 15 años en 1967 y se acogió a un refugio indefinido. "Nunca me hice residente para conservar el derecho de retorno que reclamamos para todos los cubanos", explicó Sánchez.
Sin embargo, tras los atentados del 11-S de 2001, y debido a las medidas de más rigor que tomó Washington en temas migratorios, Sánchez decidió hacerse residente e hizo una solicitud de residencia en 2002 que ha estado 14 años pendiente.
La notificación que ha recibido esta semana "no es apelable" y se le reclama que abandone el país lo antes posible —no se especifica una fecha–, pero le da la oportunidad de señalar errores en la resolución que podrían hacer reconsiderar la decisión.
"Obviamente es una medida del Gobierno de Estados Unidos para tratar de impresionarnos para que no continuemos realizando nuestras protestas", reiteró Sánchez.
El activista consideró que Washington "está tomando estas medidas para neutralizarnos" e invitó al Gobierno estadounidense "a ser un poco tolerante, a que no nos amenace con deportarnos y no haga lo mismo que el régimen de Cuba hace con los disidentes, a quienes reprime y amordaza".
Por el momento, Sánchez aseguró que su futuro es "muy incierto" y señaló que si le expulsan de Estados Unidos "cogería el barco Democracia y me iría rumbo a Cuba; el régimen impediría que entrara, me arrestaría o fusilaría, vamos a ver qué pasa".
El presidente del Movimiento Democracia está ahora a la expectativa de lo que pueda suceder este sábado si el Gobierno estadounidense impide que la flotilla prevista salga o si lo arrestan cuando regrese.
"Encontramos muy sospechosa la medida en este momento de tanto activismo que tenemos programado; acciones que son contra el régimen de Cuba", subrayó.