La bandera, usada como delantal de cocina, reflota críticas por el 'irrespeto' a los símbolos


Le ronca la matraca. MB
-----------------------
DDC
Una bandera cubana en forma de delantal de cocina ha levantado de nuevo críticas por lo que algunos en Cuba consideran que es "un irrespeto" a los símbolos nacionales. La apertura turística que busca el Gobierno cubano, necesitado de recursos financieros, genera tensiones por el florecimiento de hábitos asociados al capitalismo.

La bandera convertida ahora en "trapo de cocina" se comercializa como recuerdo para turistas en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana, denunció el investigador y traductor Desiderio Navarro en un correo enviado a la redacción de DIARIO DE CUBA.
Días atrás, el también director de la revistaCriterioscriticó el "mercantilismo inescrupuloso" que utiliza símbolos patrios para atraer al turismo, y lo calificó de "vergüenza", lamentando el espectáculo con bailarinas que recibieron a los pasajeros del crucero Adonia.
"Hay que declarar inadmisible, de una vez por todas, la eterna coartada economicista de las 'buenas intenciones' de la captación de divisas y turistas. De lo contrario, los 'casos puntuales' serán cada vez más escandalosos y reiterados. En realidad, son casos sintomáticos tan 'puntuales' como las puntas de icebergs", opinó.
Navarro dijo esperar que "lo más comprometido de la intelectualidad y de la sociedad cubana en general" no permita "que, con su silencio, la voz de unos pocos intelectuales aislados resulte, sin quererlo, la única expresión de la conciencia crítica de la sociedad en la esfera pública".