Preocupación en El Paso ante la llegada de miles de cubanos desde México

Los albergues de la localidad fronteriza El Paso, en Texas, Estados Unidos, están saturados y quedan escasos recursos para apoyar a los cientos deemigrantes que diariamente a la localidad fronteriza procedentes de Panamá, alertó el lunes la agencia Fides del Vaticano.

Según el órgano de información de las Obras Misionales Pontificias, el obispo de la diócesis de El Paso, monseñor Mark Joseph Seitz, declaró que "es preocupante la llegada de los cubanos debido a que no se notifica ni la cantidad de quienes van a quedarse más tiempo ni el número de los que llegarán, y tampoco se ha incrementado el apoyo económico por parte del Gobierno federal".
Seitz recordó que el centro social Houchen es el único autorizado a nivel local para acoger a los emigrantes y que solo allí se les pueda otorgar un apoyo mensual de 445 dólares mientras obtienen su permiso para trabajar, pero con la llegada masiva de personas no se puede asegurar la ayuda.
Desde hace varios días, señaló el reporte, están llegando dos vuelos diarios que transportan a cubanos directos desde Panamá a Ciudad Juárez y posteriormente son trasladados a El Paso. El obispo señaló también a la prensa local que la mayoría de los cubanos que llegan tienen como destino Houston o Miami, pero que un 10 % de ellos no podrá seguir su viaje sin un apoyo.
Se espera que unos tres mil cubanos más llegarán esta semana y la siguiente a Ciudad Juárez y a El Paso, por lo que la diócesis de El Paso pide el apoyo de todos para ayudar a los emigrantes.
Las familias cubanas con hijos nacidos en Costa Rica durante la crisis ya están en EEUU
Las dos familias de cubanos con hijos costarricenses nacidos en plena crisis migratoria llegaron a Estados Unidos el pasado viernes, luego de estar varadas en Costa Rica desde noviembre del 2015, confirmó este lunes el diario La Nación.
Después de casi seis meses de espera, lograron abandonar el país y cruzaron a Panamá, desde donde tomaron un vuelo que los llevó cerca de la frontera de México. Ahí siguieron su viaje por tierra hasta suelo estadounidense.
Kenia Pérez y Yasniel Heredia, padres de la pequeña Kimberly, de dos meses, llegaron a Miami 185 días después de salir de Cuba. Terminaron su travesía y ya se reunieron con parientes.
El nacimiento y la posterior situación de esta familia fue seguida por los medios costarricenses.
"Estamos felices de estar acá. Llegamos y nos encontramos bien. Siempre estaremos muy agradecidos con todas las personas que nos ayudaron mientras estuvimos en Costa Rica", comentó Heredia.
Ellos vivieron en Santa Rosa de Upala, primero en un albergue y luego en casa de una familia que acondicionó un cuarto para ellos. Sus últimos días en territorio costarricense los pasaron en unas cabinas de Paso Canoas, a la espera del aval para salir rumbo a tierra norteamericana.
La otra familia que viajó a Estados Unidos es la de Mylan Rosas Anzardo, quien nació el 18 de marzo en el hospital de Liberia.
Sus padres, Daniel Rosas y Aylen Anzardo, llegaron a la frontera entre Panamá y Costa Rica el 12 de noviembre y desde entonces se hospedaron en La Cruz, Guanacaste. Intentaron salir el 9 de febrero en uno de los primeros vuelos habilitados hacia México, pero el avanzado estado de embarazo de Aylen hizo que ella y su esposo no viajaran.
Los Rosas Anzardo vivirán ahora en Texas, donde sus familiares ya estaban hospedados.
Ambos bebés, a pesar de ser costarricenses, se acogerán a la Ley de Ajuste Cubano, la cual permite que luego de un año de estar en suelo estadounidense obtengan la residencia, según confirmó días atrás el viceministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Solano.
Con esas dos llegadas, los tres niños que nacieron en medio de la crisis migratoria ya se encuentran en Estados Unidos, pues el 11 de marzo Liz Tadea Torres Calderón tomó, junto con su madre Lien Torres, un vuelo de Costa Rica a México.