Colombianos irán a las urnas para refrendar los acuerdos de La Habana

La Corte Constitucional de Colombia aprobó en las últimas horas el plebiscito como mecanismo de participación ciudadana para refrendar o no de los acuerdos logrados en La Habana entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC.

En sesión extraordinaria, la alta Corte reconoció que el uso del plebiscito corresponde a una figura que asegura la legitimidad de lo pactado en La Habana y permite la participación de los colombianos y colombianas en una decisión histórica que se espera dé por terminado el periodo de más de 50 años de conflicto armado interno.
La Corte Constitucional aclaró que el presidente de la República es el único que puede convocar a un plebiscito, cuyo tema debe buscar como respuesta un sí, un no o en blanco.
María Victoria Calle, presidenta de la Corte Constitucional, precisó en rueda de prensa que la publicación del acuerdo final se debe realizar "simultáneamente con la presentación del informe del presidente de la República al Congreso acerca de su intención de convocar a un plebiscito" con el objetivo de que se conozca oportunamente el contenido de lo acordado.
A su turno el presidente Santos, en una alocución en la noche de este lunes, dijo que el plebiscito será convocado cuando se firme el acuerdo final con las FARC.
"Y cuando todo esté acordado, convocaré al plebiscito en los términos señalados por la ley y se publicará el texto completo del acuerdo final. Y se hará una gran pedagogía para que todos y cada uno de los ciudadanos estén enterados de lo que se acordó, y para que decidan libremente —a conciencia y bien informados— si lo apoyan", pronunció el mandatario de Colombia.
"Será un momento histórico —verdaderamente histórico— en el que tendremos la oportunidad y la responsabilidad de hacer sentir nuestra voz, porque lo que está en juego es de enorme importancia", agregó con gran entusiasmo. "Probablemente es la decisión de voto más importante que cada uno de nosotros tendrá que tomar en toda su vida".
Santos también señaló que el acuerdo de paz no es la solución a muchos de los problemas sociales que presenta este país latinoamericano.
"El acuerdo lo que nos permite es liberarnos de un peso, de un ancla que nos frena, que no nos deja hacer todo lo que podemos hacer juntos. Nos permite liberar todo el potencial de esta gran nación que tenemos y que somos. Así debemos verlo, así debemos valorarlo y apreciarlo", dijo.
En Colombia, en las últimas tres semanas se han intensificado las campañas y programas pedagógicas promoviendo el voto al sí, mientras que la oposición también está suscitando el no a los acuerdos.
El Gobierno Nacional y las FARC anunciaron el pasado 23 de junio, desde La Habana, el acuerdo del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, y dejación de armas, garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales, y la refrendación del acuerdo.
Las conversaciones de paz se adelantan en Cuba desde septiembre de 2012.