¿La Mesa (de la Unidad de Acción Democrática) cojea?


Ojala desaparezcan todos los que participan y el MUAD como tal, ninguno sirve para nada bueno, solo para apuntalar al regimen castrista, y todos viajan, hablan gandofia y tapan con una buena colcha a la dictadura a costilla de nosotros: los contribuyentes americanos. MB
-------------------------------------------
DDC
La pregunta del titular es válida cuando cuatro organizaciones —Unión Nacional Patriótica de Cuba (UNPACU), Frente Antitotalitario Unido (FANTU), Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) y Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA)— han abandonado la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD). Al respecto, DIARIO DE CUBA conversa con Manuel Cuesta Morúa, portavoz del Partido Arco Progresista, uno de los siete secretarios del ejecutivo de la MUAD, elegidos democráticamente por un año y cargo no renovable.

¿Qué opina de la salida de cuatro organizaciones de la MUAD, y del planteamiento deJosé Daniel Ferrer, líder de la UNPACU, sobre la falta de activismo en las calles de las organizaciones representadas en el ejecutivo?
Es parte del proceso de construcción de la unidad. En la Mesa no creemos que se debe madurar para construirla; se madura en el proceso. FANTU UNPACU tienen un activismo de calle muy importante. Pero parecen reducir el activismo cívico, político y social a las manifestaciones en las calles. Pienso que UNPACU se retiró hasta tener mejor definido cómo relacionarse con el resto de las estrategias; las puertas están abiertas.
No criticamos ese activismo. Las organizaciones que integran la MUAD han apoyado a las Damas de Blanco, antes de constituirse la MUAD. Algunas organizaciones privilegiamos un activismo más amable y horizontal, menos heroico; que los ciudadanos te vean como otro ciudadano con una propuesta que quiere compartir. Ese activismo no sale todo el tiempo en fotos y redes sociales, pero te acerca a los ciudadanos. En Venezuela, garantizó la victoria de MUD (Mesa de Unidad Democrática) en las elecciones parlamentarias.
Creemos que la movilización ciudadana pasa porque la gente conozca, se identifique, se comprometa y finalmente te apoye activamente. No ocurre de la noche a la mañana. No deben confundirse protestas de opositores en la calle y movilización ciudadana.
En la MUAD continúan organizaciones con activismo de calle, como el Movimiento Opositor Una Nueva República, dirigido por José Díaz Silva (no se quedó afuera). Félix Navarro, quien dirige el Partido por la Democracia Pedro Luís Boitel, también con activismo de calle, plantea que las estrategias distintas se discuten en la MUAD. Creo que al final habrá que complementarlas.
¿Esta estrategia más amable ha dado resultados?
Está dando: compromisos con #Otro18 y con "Todos cabemos", programa mínimo de la Mesa. Muchos se convierten en agentes para comprometer a otros; forman redes naturales de información y van articulándose en sus comunidades. La UNPACU aplica este tipo de activismo cuando reparte discos e información.
Queremos generar una conversación ciudadana, una propuesta que los ciudadanos puedan enriquecer. No hay contradicción entre ambos activismos.
¿Qué opina de la participación de FNCA en la Mesa, y de su retirada?
Son una organización sólida. Consideramos importante su participación. La Mesa pretende pasar sobre las fronteras impuestas por nuestra geografía insular. Los cubanos, donde quiera que estemos, debemos formar parte del cambio democrático. La FNCA es una organización histórica, fuerte, que ha evolucionado en el tiempo. Ha hecho algo clave: apoyar iniciativas de dentro de la Isla.
Lamentamos su retirada. Interpreto que algunos piensan que la concertación debe reflejar la fuerza específica de cada organización. Esto tendería a marginar a fuerzas o propuestas minoritarias, o a actores que, sin tener un ejército detrás, puedan aportar mucho a la construcción de un cambio democrático.
Muchos hemos tenido prejuicios con la FNCA, por las acusaciones del Gobierno cubano de haber apoyado actos terroristas.
La Fundación Nacional Cubano Americana no es lo que el régimen ha pintado. Son cubanos comprometidos con su país, quizás con posiciones más duras en algún momento; ahora están muy abiertos al intercambio. El Gobierno cubano nunca ha demostrado su implicación en actos terroristas.
¿La Mesa estaría abierta a la participación de personas como Luis Posada Carriles?
No decido por la Mesa. Hay una Secretaría Ejecutiva. Pero personas con tradición probada de actos violentos no tendrían mi voto.
¿Qué hay del caso del Observatorio Cubano de Derechos Humanos?
El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) se apartó hasta ver pluralidad en los debates. Eso deja la puerta abierta. Pero hay pluralidad. La Mesa no podría constituirse sin ella, porque son múltiples organizaciones.
¿Estas estrategias más amables serían menos reprimidas por el régimen?
Todas las últimas reuniones del Grupo Gestor de #Otro18, y del grupo con parte de la Secretaría Ejecutiva de la MUAD, han sido reprimidas por las autoridades. Ayer teníamos una reunión y no pudimos hacerla. Las autoridades detuvieron a José Rolando Cazares Soto, de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC), miembro del Grupo Gestor y de la MUAD. No lo han soltado. #Otro18 no llama a salir a la calle con carteles diciendo "Abajo el que suba". Buscamos utilizar las instituciones existentes para abrir el juego político plural para la ciudadanía.
Los candidatos de #Otro18 se postularán a finales de 2017, obviamente para las elecciones municipales. Hay un techo que impide a candidatos independientes en estructuras superiores.
Supongamos que diez son elegidos a nivel municipal. ¿Y después?
Los otros actores y el Gobierno tendrían que imaginar cómo digerir este nuevo hecho político: candidatos independientes votados por la ciudadanía. Te adelanto que en principio los candidatos de #Otro18 compartirán programa común; la diferencia es la voz de los electores de cada localidad. Pero irán promoviendo reformas mínimas a la Ley Electoral, entre sus electores. Les dirán: "Queremos resolver los problemas de la comunidad, pero también creemos que debe reformarse la Ley Electoral; su apoyo es básico".
¿Y si el elector quiere resolver los problemas de su comunidad, sin reformar la Ley Electoral?
Pues el electo debe responder a lo que sus electores quieran. El programa local de estos candidatos se llamará "la voz de los electores". Si son electos tienen legitimidad. El Gobierno tendrá que lidiar con eso.