Colombia a cubanos: o se van o los deportamos en 24 horas


Se intensifica la crisis humanitaria, al tiempo que una carta del procurador general colombiano advierte de que deben respetarse los derechos de los migrantes/Cuba Encuentro/Redacción CE, Madrid | 03/08/2016 10:32 am

Los cubanos varados en el municipio colombiano de Turbo recibieron el martes un nuevo llamado de las autoridades colombianas: o se van voluntariamente o serán deportados. Sin embargo, una carta del procurador general advierte que deben ser respetados los derechos de los migrantes.

En una misiva de dos páginas enviada a la canciller, María Ángela Holguín, el procurador general, Alejandro Ordóñez, advierte que se deben respetar los derechos de los 1.273 migrantes cubanos que desde hace tres meses se encuentran “varados” en Turbo (Antioquia). En la comunicación se considera que el Gobierno no le puede vulnerar los derechos fundamentales a los migrantes, informa El Espectador.
Los ciudadanos cubanos, quienes se encuentran actualmente en una bodega padeciendo hambre, sin servicios sanitarios adecuados, recibieron ayer la noticia que serán deportados a Cuba. La canciller aseguró que “no podemos tener ciudadanos de ninguna nacional de manera ilegal en el país”.
Ante esto el jefe del Ministerio Público aseguró que no se pueden omitir los convenios internacionales que hacen referencia a este tipo de situaciones. Reseña que el Gobierno no puede desconocer el hecho que los derechos de estos ciudadanos pueden ser vulnerados si regresan a su país de origen.
“Se recomienda que acorde a los tratados internacionales se justifique el desalojo y se propicie a los migrantes cubanos y haitianos víctimas del flagelo de la trata de personas toda la protección y asistencia requerida mientras se resuelve su situación migratoria”, precisa la misiva al señalar que se debe analizar si cuentan con la condición de refugiados.
En este sentido considera que se debe revisar la situación de cada uno de los migrantes. Para la Procuraduría, la Cancillería y los otros organismos deben tener en cuenta que los policías deben tener una orden judicial si quieren ingresar a la bodega donde se encuentran estas personas.
“Se recomienda que los miembros de la Policía Nacional que ingresen a la bodega respeten a los niños, niñas, adolescentes y mujeres en estado de embarazo (…) se recomienda continuar con la implementación de las mesas de trabajo donde se está abordando la problemática de la migración en el Urabá Antioqueño”, precisa.
Sin embargo las autoridades migratorias insisten en que los migrantes deben marcharse hacia Cuba o hacia Ecuador, país del que proviene una importante cantidad de ellos, informa el diario El Tiempo.
“Venimos a pedirles que se vayan de manera voluntaria por cualquiera de las fronteras del territorio colombiano. Tenemos conocimiento de ciudadanos cubanos que tienen residencia en Ecuador, en Brasil, en Venezuela o Perú, e incluso, en Colombia. Que de manera voluntaria se retiren de este sector y no sigan sufriendo tantas inclemencias”, afirmó William Patiño, director de la regional Antioquia de Migración Colombia, al dirigirse a los migrantes en Turbo.
La Dirección de Inmigración de Colombia en Turbo concedió un plazo de 24 horas a los cubanos para que abandonen la zona, dijeron los cubanos varados en la localidad antioqueña, de acuerdo a Radio Martí.
Patiño fue recibido por una multitud de cubanos, exaltados, a la espera de noticias.
“De aquí no nos vamos, no nos van a sacar, no podemos regresar a Cuba”, se escuchaban los gritos de varios hombres.
Odeiky Hernández, uno de los líderes de la comunidad, le insistió al Gobierno colombiano que facilite un puente aéreo entre Colombia y México, para que puedan seguir su camino rumbo a Estados Unidos. Patiño le respondió que esa solicitud no tiene ninguna viabilidad.
Hernández le hizo un llamado a las organizaciones humanitarias internacionales para que eviten que muchos cubanos cojan camino por las selvas del Darién, rumbo a Panamá, donde ya se ha identificado una peligrosa red de traficantes de migrantes (coyotes). Eso, además de los peligros y las condiciones de la selva.
“Entre nosotros hay muchos niños, incluso en brazos, y mujeres embarazadas. No podemos meternos a la selva. Eso sería mandarnos a la muerte”, añadió Hernández.