Preguntas al Coco para el próximo premio, "Serajó"


Por Maura Barrabí

Leía hoy en Cuba Encuentro un Artículo de Arnaldo M. Fernández, del cual tomo un recuento escueto, pero contundente, de las "huelgas de hambre" modernas que vemos hoy día en la Cuba de Castro y pandilla.  Del mismo extraje lo siguiente:

Dizque el “Coco” va ya por la ronda 25 de huelgas de hambre. Así corona el desprestigio de este recurso de la oposición pacífica con la serie de espectáculos que siguió al deceso de Orlando Zapata en huelga de hambre de verdad[4]:
La desbandada de la comparsa de huelguistas de UNPACU este año
La captura en video de Antúnez fundiendo concreto durante el lapso de la huelga de hambre que anunció en septiembre de 2015 con la divisa: “Santo Padre, nosotros también somos Cuba” y quedó registrada en los anales psiquiátricos de la disidencia como “la huelga de la concretera”
La “suspensión” de otra huelga de hambre por el propio Antúnez en febrero de 2014 para sumarse a un revuelo opositor en Venezuela, sin reanudarla después de concluir aquel revuelo
La captura en video de Martha Beatriz Roque recibiendo alimentos frescos a través de la ventana de su apartamento en septiembre de 2013, que pasó a los registros psiquiátricos de la disidencia como “la huelga del aguacate”
La huelga del “Coco” mismo entre febrero y julio del 2010, que mostró al mundo las virtudes de la medicina socialista en Cuba[5].

Tomando en cuenta esas verdades que pocos desconocen y otros no quieren ver, me pregunto: ¿Con qué derecho me llaman del G2, vulgar, histérica y hasta he sido tachada por una conocida locutora de Radio Martí como de "dar actos de repudio",solo porque no me da la gana de callarme ante las verdades que saltan a la vista por más que otros se desgasten en ponerle colorete, como a las viejas de ventanas, solteronas y solapadas? Hablo porque vivo en un país libre y aprendí a no temer.

No le creo nada al Coco.  Y,  yo le pregunto lo siguiente al CORONEL FARIÑAS:

¿Coco, fue obligada tu madre, Alicia Hernández,  enfermera jubilada, a curar heridos en la batalla de Santa Clara, dirigida por Ernesto Che Guevara en 1958 y también durante la invasión de Bahí­a de Cochinos, en 1961?

¿Te cogió Fidel Castro por el cuello para que fueras militar de tropas de élite, fueras a la guerra de Angola en los años 80 y militante de la Unión de Jóvenes Comunistas, para que fueras un partidario radical de Castro hasta los 90 (supuestamente), hasta que te distanciaras de ellos y llegaras la disidencia?

“No estamos pidiendo que Raúl Castro entregue el poder”, dijiste en la pequeña sala de tu casa en el barrio  “La Pastora” durante tu "huelga" del 2010. Entonces, ¿Qué es lo que tú quieres, apuntalar al sistema haciéndote el pasa hambre? Contéstame. 

Sostienes que tus conocimientos de supervivencia te ayudan a mantenerte sereno durante tus prolongadas huelgas de hambre. Bueno, ¿para qué autorizas entonces que te lleven a un hospital en caso de desmayo con tanto poder mental al estilo de la pelicula Lucy?

Raúl Castro te quiere matar, tú quieres venir para que un medico aquí en USA te atienda, entonces, ¿Estás en huelga o no, te quieres morir o no? Si estás en huelga, qué más da donde guindes el piojo, si lo tuyo es morir sobre una almohada rosada, da igual en la Chirusa que en "nuevayolk", ¿Cual es tu cuento y tu historia, digo, tu forro? 

Ahora viene lo bueno Fariñas, según tú, durante una entrevista a El Comercio Mundo, donde te preguntaron: ¿Formaste parte del partido…? A lo cual contestaste " Del partido no. Fui de la Unión de Jóvenes Comunistas, que era como la parte juvenil del partido. Soy de una familia de revolucionarios. Mi padre fue integrante del Movimiento 26 de Julio deFidel Castro y funcionario del gobierno, y mi madre fue enfermera y alfabetizadora. Ese fue el lugar donde yo nací y creo que esto fue como un gran sueño que se transformó en una pesadilla. Mi ruptura con el régimen se dio poco a poco. La primera fue en 1980, cuando me percato de que había varios miles de cubanos que no estaban contentos cuando se dieron los sucesos de la embajada de Perú que desembocaron en el éxodo masivo de Mariel. Fui custodio y me di cuenta de que había un alto grupo de opositores de los que nunca se hablaba. Yo era un adolescente de 17 años y quedé impresionado, me di cuenta de que todo no era como decían ellos. Después, al quedarme en La Habana durante un tiempo, tuve que custodiar las casas de los grandes jerarcas y me di cuenta de que no éramos iguales. Luego, por suerte o por desgracia, tuve un accidente y fui dado de baja. Empecé a estudiar psicología en 1983 como civil. En esa época, todavía no había aparecido la perestroika, pero, con el paso de los años ,se formó un debate nacional sobre ella y me convertí en una persona incómoda, porque decía que la Unión Soviética la necesitaba. Después, me ubicaron en el Ministerio de Salud Pública como psicólogo clínico, y, en 1989, vino el fusilamiento indebido y manipulatorio del general Ochoa Sánchez. Yo me opuse y fui separado de la Unión de Jóvenes Comunistas. En 1991, fui enviado al hospital clínico Santo Espíritu: no se me dio casa, porque no era confiable y, como estábamos en pleno período especial, tuve que irme a La Habana. Allí se me asignó en el hospital Pedro San Blas, donde tuve un enfrentamiento con Fidel Castro. Él fue a una reunión con los trabajadores, porque iba a ser cerrado para ser remodelado. Como trabajador del hospital, le exigí ante las cámaras de la televisión que cumpliera con su palabra y él se encolerizó conmigo. Poco después, la seguridad del Estado determinó encarcelarme." Bien Coco, ¿cómo yo coordino todo eso si durante los 80 tú estabas en la guerra en Angola y entonces desertaras en los 90? ¿Cómo es la cosa, mala memoria, historia, comedia? 

Ahí, algo de tus turbias historias que no tienen ni pie ni pisada, y aun así, los cantinfleros periodistas de Miami te entrevistaban y entrevistan moribundo, hasta lograste el premio SERAJO, digo, Sajarov.

En 1980 una guagua rompe la cerca de la Embajada del Peru, y luego comenzó el pueblo a colarse a como fuera, era una via de escape que nadie iba a desperdiciar, ninguno de los allí presentes, como mi familia, yo, aunque solo tenia 11 años, se percataron de que podíamos haber muerto fusilados como nos amenazaban en las noches, por si no lo sabias, que te enteres. En aquel campo de concentración en el que fue convertida la embajada, pasamos hambre, frió, sed, nos tiraban piedras, solo 400 o 500 cajitas de comida para más de 10,000 personas. Habíamos allí, miles de niños, fuimos maltratados y torturados psicológicamente, sobre todo al salir bajo Salvo Conducto de la embajada, a esperar en nuestras casas a que nos fueran a buscar para irnos en barcos que venían a recogernos desde Miami por el Puerto del Mariel; las manos de golpe estaban a tres por kilo en todas las esquinas, durante esa espera, el que no cogió golpes, le abarrotaron la casa a huevos, los mismos huevos que hoy vienen ustedes a jinetear aquí al exilio bajo el cartelito de "disidentes". No tuvieron un milímetro de compasión los que como tú Fariñas, eran orgullosamente REVOLUCIONARIOS. 

Ninguno de nosotros, sobre todos los que eramos niños en ese entonces hemos olvidado el terror vivido durante aquellos fatídicos días. Y ahora tranquilamente hay que perdonarlos, sobre todo, tengo que olvidar como quieren muchos LIDERES de este exilio que vociferaron hasta el otro día "PROHIBIDO OLVIDAR", hoy muchos de ellos hasta quieren dialogar con los castros, y otros se prestan al circo de propagandiar  las huelgas y la gandofia de la "oposición pacífica", dos palabras que se contradicen, nadie se opone a nada malo, sobre todo a una dictadura pacíficamente, los americanos no defienden su territorio cuando es invadido con pacifismos, no, cuando la desgracia del "911", se fajaron a tiros y bombas, como debe ser, no con huelgas, ni llantos, ni viajes, ni premios, ¿entendiste, entendieron?  

Yo sigo igual, SIN LOS CASTROS TODO, CON LOS CASTROS NADA, Y ME MANTENGO CON EL LEMA "PROHIBIDO OLVIDAR".  

HAS TODAS LAS HUELGAS QUE QUIERAS, GÁNATE TUS PREMIOS CON LAS MENTIRAS QUE PUEDAS INVENTAR Y QUE TE QUIERAN POPULARIZAR PARA QUE SURJAN EFECTO EN LOS CIEGOS QUE NO VEN LA MANO NEGRA QUE APRIETA, total que ya Cuba se perdió, se subastó, lo único que resta es seguir buscando para la infra-estructura sin que el régimen ponga un centavo, para eso ustedes ayudan bastante, el pueblo está muerto en vida, son y serán esclavos, solo cambiaran un comunismo recio por otro con trabajo mal pago, mal comerán y vestirán, y ya los veré fajados por los pelos por el puesto que nunca llegó. A los resentidos sociales así los usan, hoy eres titular, mañana noticia vieja que nadie quiere leer, y la culpa es de ustedes que se preocupan por ser y no por permanecer firmes hasta lograr la libertad a la que todo ser humano tiene derecho. Cuando los vea en la calle, gritando, sin miedo, caminando de uno en fondo como hacen en la Plaza los 26 de julio, entonces, solo entonces, veré, si caminan y caminan y si se acercan a Zona Cero, diré que los apoyo. .