Trump congela sueldos federales pero mantiene el de los militares


Que Trump congele el aumento de sueldo de empleados Federales por tiempo indefinido, no será ningun problema. Los empleados Federales , todos, ganan tres y cuatro veces más que cualquier empleado común en Estados unidos, sin contar que gozan de muchos beneficios, mientras que los militares no están ganando lo que deben, ni tienen ayuda medica que eso es mucho decir, ya era hora, y que no protesten, que sean dignos y entiendan que ellos no son los que dan el pecho para defender este país, donde un barrendero del gobierno gana más que un oficial del Army. MB 
---------------------------------------
Diario Las Americas
Este lunes, el presidente Donald Trump congeló los salarios de los empleados federales por tiempo indeterminado, menos los militares, y eliminó el financiamiento para políticas de natalidad que se ejecutan fuera del país


@ruiefe
WASHINGTON.- A partir de este lunes 23 de enero los empleados federales no saben si alguna vez van a tener un aumento de sueldo mientras Donad Trump esté en la Casa Blanca. En una orden ejecutiva, el Presidente congeló los salarios por tiempo indeterminado sin dar grandes explicaciones.
“Todo el mundo congelado, excepto los militares”, espetó el mandatario al grupo de periodistas que lo seguían, tras firmar la orden y mientras se dirigía a almorzar con el vicepresidente Mike Pence.
El congelamiento provocó de inmediato una reacción por parte de la asociación de empleados del Gobierno federal. “Esta congelación solo va a traer más preocupaciones y empeorar las condiciones de vida de muchas familias”, dijo la asociación en un comunicado, en un momento en que los sindicatos de empleados federales se aprestaban a renegociar los beneficios y salarios.
No está claro cuáles son las implicaciones de esta orden ejecutiva ni las otras dos firmadas en la mañana del lunes. La Casa Blanca no ha dado ningún detalle al respecto y lo que se sabe es lo que Trump contesta, en cortas frases, cuando el “pool” de prensa le pregunta algo. Incluso, funcionarios legislativos que tendrán que enfrentar en las próximas semanas los cuestionamientos de los legisladores federales tampoco parecen entender las razones detrás de esta decisión. “El Gobierno federal es el mayor empleador en esta ciudad. No es una empresa comercial ni un fondo de inversiones como puede pensar el Presidente”, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS un asistente legislativo demócrata.
Varias organizaciones de derechos civiles y laborales ya han anunciado que acudirán a los tribunales para suspender las decisiones del mandatario aunque no hay muchos detalles al respeto.
Pero para el Presidente es tiempo perdido. “(Esas demandas) no tienen mérito. Ninguna. Una desgracia”, contestó al “pool” que lo sigue, sin otorgarle mayor importancia, y tras firmar una de ellas que recupera una vieja política del expresidente Ronald Reagan.
Se trata de la llamada “política de Ciudad México”, una ofensiva contra los abortos que retira los fondos de subvención a las mujeres que van al exterior a interrumpir un embarazo. El gesto puede parecer simbólico pero representa una postura del mandatario mucho más volcada a complacer a su electorado que propiamente a enfrentar un dilema porque, después de todo, la interrupción del embarazo todavía no es ilegal en Estados Unidos.
La orden ejecutiva también retira fondos a todos los programas nacionales de apoyo a la planificación familiar y ocurre precisamente 44 años después de la histórica decisión del Tribunal Supremo que legalizó la interrupción del embarazo dentro de determinados marcos clínicos.
Durante la campaña presidencial, Trump se opuso reiteradamente al aborto y a los subsidios así como manifestó su intención de solo nombrar jueces al Tribunal Supremo que sean ultra conservadores en ese sentido. Sin embargo, también ha precisado que si, como consecuencia de ello, los jueces deciden acabar con la legalización del aborto, el asunto pasará a depender de las legislaturas estatales.
Reaccionando de inmediato a la orden ejecutiva, la senadora demócrata de New Hampshire, Jeanne Shaheen dijo que la decisión “ha colocado una ideología política por encima del futuro de las mujeres y sus familias”.
“Una de las primera decisiones ejecutivas de Trump combina sus dos temas favoritos: silenciar a todo el que no está de acuerdo con él y reprimir a las mujeres. Este acto ha logrado las posturas antifeministas de Donald Trump en una política y hace mucho más difícil para las mujeres y sus familias tener acceso a un cuidado de salud reproductiva que es fundamental. No hay duda. (Trump) responde a las más bajas expectativas”, dijo en un comunicado la organización defensora del aborto NARAL.
Durante la campaña presidencial, Donald Trump siempre se negó a contestar si alguna de sus parejas, legales o no, ha llevado a cabo la interrupción de un embarazo.
FUENTE: Enviado especial